miércoles, 15 de noviembre de 2017

Primera escapada sin niños

Este fin de semana hemos hecho la primera escapada sin niños desde que somos padres. La excusa fue un viaje de negocios de Mr. Sapo que se convirtió en un fin de semana largo de escapada internacional. Mis padres se ofrecieron muy amablemente a quedarse con Renacuajo y Ranita en nuestra casa, para que fuera más fácil para nosotros, aunque a ellos les tocara desplazarse. Así que de viernes a lunes, hemos hecho girar las manecillas del reloj y programado la máquina del tiempo para volver a hace unos 4-5 años, a cuando éramos Willy Fogg y Romy, viajeros por pasión y elección sin más responsabilidades ni cargas familiares.

La ida fue agridulce. Teníamos muchas ganas de hacer este viaje, pero por otro lado, un nudo en el estómago nos empezaba a ahogar, ¿teníamos de verdad necesidad de hacerlo? ¿Y si nos pasaba algo, a los dos juntos, y nuestros niños se quedaban sin padre ni madre? ¿Y si era demasiado para los abuelos? En el último momento, casi me planteé no ir, pero ya estaba todo pagado y reservado y tenía que vencer mis miedos. Además, como pareja, nos hacía mucha falta. Ya son más de 4 años desde que dejamos de ser 2 (desde el embarazo de Renacuajo) y poco a poco, vas poniendo tu relación de pareja detrás de otras cosas más importantes, hasta que está tan escondida, tan oculta, tan cargada de responsabilidades que casi ni existe. Y me da miedo tener un accidente, correr riesgos, abusar de los abuelos, pero también me da miedo divorciarme, así que teníamos que hacerlo.
Paseos otoñales


El viernes y sábado fueron geniales, conseguimos desconectar y reconectar, optamos por todos los planes que son más difíciles con niños (visitas guiadas a monumentos, museos, visitas con audioguía, teatros...). Y he de reconocer que fue un lujazo. Sin horarios de comidas adaptados a nadie más que nuestras propias necesidades, sin límites de horas ni distancias, recordando que había momentos en nuestras vidas en los que nosotros mismos éramos lo único que importaba. Disfrutamos enormemente, el tiempo acompañó durante casi todo el tiempo y los niños y los abuelos parecían estar disfrutando tanto o más que nosotros...hasta que llegó el whatsapp amenazador: "Sí, están bien, pero Renacuajo tiene muchos mocos y tos"....Catástrofe. Ya sabemos qué significa eso en Renacuajo. Tenía todas las papeletas para caer en bronquitis otra vez. El viernes cuando nos fuimos no tenía ni un moco y el domingo, bronquitis gorda otra vez. 

Así que pasamos todo el domingo pegados al móvil, tratando de darles indicaciones a los abuelos sobre cómo actuar, qué medicinas ir dándole, qué dosis, averiguando por teléfono si iba respondiendo o no a qué cosas, haciendo videoconferencias para intentar averiguar exactamente cómo actuar, sobre todo, con el fin último de evitar ir a Urgencias. Mis padres son de los matrimonios estándar de hace una generación en la que los hombres ponen buena voluntad con los hijos o nietos pero poco más, así que todas las opciones me parecían malas en caso de ingreso en el hospital, porque claro, ya no tenemos solo a Renacuajo, la pobre de Ranita aún necesita mucha atención. Y sufría por ellos, porque sabía lo que asusta ver a un niño asfixiarse, darle la medicación cada vez más frecuentemente y ver que no funciona. Pero funcionó. Con nuestras indicaciones a distancia, Renacuajo fue reponiéndose poco a poco. La saturación de oxígeno pasó de alarmante a aceptablemente baja. Si hubiéramos estado en casa, habríamos ido sin duda al hospital, por lo que me iban contando, no fue leve, pero me alegro mucho de habérselo evitado a ellos. 

Cuando volvimos el lunes, Renacuajo estaba ya mucho mejor, y nos recibió cariñosísimo! Los abuelos campeones actuaron estupendamente y aguantaron el chaparrón con la mayor de sus sonrisas. Qué suerte tenemos de tenerlos! Eso sí, fue llegar nosotros y pusieron pies en polvorosa para volverse a su casa, agotados física y emocionalmente, pero creo que también muy orgullosos y satisfechos de habernos hecho este gran favor. 

Así que resumiendo, como experiencia ha sido fabulosa. Creo que ha sido una inyección de energía, de romanticismo y también de realidad. Tenemos hijos porque nos da la gana, los queremos más que a nuestra vida y nos encanta ser padres, así que creo que queda muuuucho tiempo antes de que repitamos escapada sin niños. Primero, porque nos hemos dado cuenta de que nos encantaba nuestra vida anterior, pero que no la cambiamos por la actual, y segundo, porque dudo que los abuelos se vuelvan a ofrecer pronto!!!

Y vosotros, ¿os habéis ido de escapada sin niños? ¿Consideráis importante tener tiempo a solas con vuestras parejas? ¿Tenéis ayuda y apoyo familiar para dejar a los niños?

10 comentarios:

  1. Claro que es importante tener tiempo en pareja y hasta individual, para rememorar quienes éramos, antes de ser PADRES.
    Pero me ha gustado tu reflexión y he comprendido que ya no es lo mismo, aunque puedas hacer cosas de antes de la m/paternidad, te vas y sigues siendo mamá y papá. Pero merece la pena descubrir que se pueden hacer cosas de quiénes éramos antes siendo quiénes somos ahora, no perdimos, ganamos cosas. Y los niños crecen volando, pronto estarás viajando con ellos y sí, disfrutarán de museos y teatros y un día serán ellos quienes se vayan sin vosotros, a dejar de ser sólo hijos. El tiempo vuela. Saca partido, aprovecha escapadas, disfruta.
    Y es una gran suerte tener esos abuelos campeones, y saber que tus niños te extrañan, pero están felices de un tiempo en exclusiva con los abuelos.
    Y bueno, Renacuajo se recuperó muy bien, imagino vuestras indicaciones casi se profesionales de la pediatría, funcionaron!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es lo mismo, pero se disfruta mucho también. Los hijos (y sus preocupaciones y alegrías) no desaparecen por muy lejos que uno se vaya, pero esa desconexión temporal es muy beneficiosa, creo yo. En lo que no estoy de acuerdo contigo es en que no perdemos; yo creo que sí perdemos cosas, lo que pasa es que ganamos más que perdemos, y por eso nos compensa. Sea como sea, me encanta mi vida y no la cambiaría, lo que hay que hacer es intentar combinar lo que aún se pueda de ambas vidas, así que...a viajar con niños! :)

      Eliminar
  2. Menudo susto!! Aiss estos niños siempre caen malos cuando hacemos planes, a mi me ha pasado tb alguna vez. Me alegro de que los superabuelos lo solucionaran, y me alegro mucho de que lo pasarais tan bien. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi susto era realmente más por los abuelos que por él (por él estaba preocupada, pero como lo hemos pasado ya tantas veces, una empieza a hacer callo), pero bueno, fueron unos superhéroes y lo capearon estupendamente! Un besote para ti también!

      Eliminar
  3. Me alegro un montón que te hayas dado tu escapadita romántica. De vez en cuando hace falta para salir de la rutina y los peques no podían estar en mejores manos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Ambas cosas son ciertas, creo yo: que hace falta escapar un poco de vez en cuando y que no podían estar en mejores manos. Qué suerte tienen y tenemos! Besotes

      Eliminar
  4. Olé por esos súper abuelos!! Nosotros también podemos contar con los abuelos en caso de ser necesario, por ambas partes, además! Y es genial tener ese apoyo.

    Por otro lado, yo creo que es un error intentar recuperar algo de vida pasada, precisamente porque te puedes dar de bruces con la nueva realidad. Creo que es mejor buscar nuevas formas de vivir la relación y, por supuesto, de pasar tiempo en pareja y también en solitario. Yo este fin de semana tengo quedada con amigas (después de... Ni me acuerdo) y el próximo salimos Mr. Panadero y yo al teatro, cosa que no hacemos desde el embarazo de Saladito y a cenar, pero no tengo claro aún qué hacer con los niños, si que pasen la noche con abuelos o recogerlos a la vuelta... Ya veremos como se desarrolla la cosa.

    Ahora, lo que tengo claro, es que de momento no estoy preparada para un viaje sin mis niños, una noche pase, pero más me muero de la pena.

    Me alegro de que os haya ido tan bien el viaje, a pesar del bachecillo y espero que Renacuajo ya esté a tope!

    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abuelos (en nuestro caso al menos) son lo mejor, los adoramos y los adoran. Para el día a día, no los tenemos, porque no viven cerca, pero para cosas más puntuales, acuden sin dudarlo!
      Nosotros hasta ahora no habíamos pasado ni una noche sin ellos; Renacuajo ha sido muuuuy mal dormidor y no los habíamos dejado nunca, solo para salir a cenar o así, pero luego pasábamos nosotros la noche con los niños. Pero Renacuajo ya duerme mucho mejor y surgió la posibilidad, y coger un avión y pagar un dineral para una noche no tiene sentido, así que lo hemos hecho un poco más a lo grande. 3 noches han sido y lo hemos disfrutado mucho. Los he echado mucho de menos, me he acordado de ellos mil veces, pero no me he muerto de la pena, como tú dices, porque sabía que era algo temporal, que en 3 días me empapaba otra vez de sus risas y sus caricias y que no me iba a volver a separar de ellos en mucho tiempo. Yo siempre digo que es como cuando tu pareja y tú hacéis cosas por separado, puede ser muy beneficioso para ambas partes y eso no quiere decir que os queráis menos, yo creo que es sano también saber salir de ese círculo de aniquilamiento personal que supone la m/paternidad (pero entiendo que hay gente que cuando tiene pareja, no quiere hacer absolutamente nada por separado y que cuando tiene hijos, no quiere hacer nada sin ellos, cada cual, con lo que más feliz le haga!). Y que conste, no lo cambio por nada del mundo ni pienso repetir pronto, pero me ha encantado la experiencia, sé que los niños han estado muy felices y que no nos han echado ni una pizca de menos y yo he disfrutado con mi pareja de una intimidad y libertad que no tenemos habitualmente.
      Y sí, Renacuajo ya ha vuelto a su ser bullicioso e inquieto de siempre! Gracias! Un abrazote y a disfrutar mucho de esas salidas sin niños!

      Eliminar
  5. Nosotros hemos hecho escapadas cortas: un cine, una cena, las mañanas de la semana pasada que hubo que adecentar hobbiton. ... pero aun no hicimos viaje como tal. Habi aun es complicada por la noche y la Pulga va a ser demasiado pequeña. Pero todo se andará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate nosotros, más de 3 años y medio hemos tardado. Renacuajo ha sido un horror para dormir y no podíamos dejárselo a nadie de noche, pero bueno, ya poco a poco va a mejor y podemos empezar a planteárnoslo, aunque visto lo visto, como mínimo en otros 3 años y medio no los volvemos a dejar! jejeje!

      Eliminar