viernes, 21 de abril de 2017

Conciliación bimaternal

Soy una privilegiada, sí, lo sé, trabajo en casa, con mucha flexibilidad, en algo que me gusta y no necesito el dinero....todo tan de color de rosa que parece que la conciliación en mi caso no fuera un problema...pero como en todos los casos, lo es. Os cuento mi día a día para que juzguéis vosotros:

Mi jornada laboral se reduce al rato que duerma Ranita, así de sencillo. Normalmente, suele hacer una siesta de una hora y media por la mañana y otra de como mucho una hora después de comer. Es decir, para que no tengáis que sacar la calculadora, un total de dos horas y media al día. Fin. El resto de la mañana, me la paso con ella. Al que piense que trabajar con un niño en casa es posible, le presto la mía un ratito y que me diga. Si la dejas en la cuna, berrea de tal manera que ni Cruella de Vil sería capaz de concentrarse y no ir a por ella y si la dejas en el suelo sin supervisión constante, hace de Roomba humana y en segundos le sacas de la boca 3 pelusas, una rueda de un coche y dos calcetines sucios. Así que eso descartado. Entonces, mi jornada laboral suele empezar, como pronto, a las 10/10.30. Da igual lo pronto que me levante, ella se despierta conmigo, así que esa opción queda descartada. Aprovecho su siesta para trabajar, a tope durante esa hora y media. Luego me la llevo de paseo o jugamos en casa otro par de horas hasta la comida y después de darle de comer, la acuesto otro rato y yo tengo que elegir entre comer o trabajar otra hora. Y fin de la jornada laboral. Y por supuesto, si me llama algún cliente por teléfono, de fondo hay una niña berreando, si viene algún cliente a casa, lo recibo con una niña en brazos, si se pone mala, mi cliente recibe una llamada para retrasar su encargo debido a virus infantiles....todo muy profesional, sí! :S ¿Y qué pasa si un día no se quiere dormir la siesta? Pues que yo había previsto ciertos objetivos laborales para ese día que no se van a cumplir; sin más. Ella es la jefa. Como hoy, que la señorita ha decidido que no se quiere dormir  de ninguna de las maneras y yo tenía una entrega que no se va a producir porque no puedo darle opio, no. También muy profesional, sí....

Normalmente, en mi mundo ideal, a partir de las 4, que recojo a Renacuajo de la guarde, ya se acaba la jornada laboral, bastantes horas les quito ya a mis niños! De 4 a 9 me toca disfrutarlos al 100% y además, si trabajar con un bebé es difícil, con un bebé y un niño de 3 años, ya ni os cuento. Pero los días en que no puedo apañarme con 2/3 horas de trabajo (casi todos, por muy flexible que sea, mis clientes no pueden esperar 4 días a que les haga el trabajo que cualquier otro les hace en 1 día) tengo que arañar minutos por las tardes (como muy probablemente hoy, a no ser que de pronto Ranita decida cambiar de opinión y dormir cual lirón, aunque sea a deshoras) si Mr. Sapo se puede quedar con ellos esa tarde (que obviamente no es siempre) o emplear las maravillosas 3 horas desde las 9 que se acuestan los dos hasta las 12 que empieza a despertarse Ranita (prescindiendo de cena, por supuesto).


¿Por qué lo hago entonces? Por varias razones:
- por salud mental, necesito hacer algo más que ser madre 24 horas al día, empleé muchos años de mi vida en estudiar 2 carreras universitarias como para tener que dejar aparcado mi trabajo sin más, me gustan mucho mis niños, pero mi trabajo también; compaginar ambas cosas es lo que más alegría me da.
- por economía. No, no me es imprescindible trabajar, con el sueldo de Mr. Sapo y los ahorros, podríamos tirar, pero la vida cuesta dinero y esos ingresos nos vienen de lujo.
- por mantener mi puesto de trabajo. Llevo trabajando en esto 10 años y tengo clientes desde casi el principio que se han mantenido fieles y respetuosos todo este tiempo. Si desaparezco 5 años, al volver, tendría que empezar desde el principio, todo lo que he construido empresarialmente se vendría abajo, y no me apetece ni creo que me lo merezca.
- por igualdad. Entiendo que el trabajo de Mr. Sapo es menos flexible, pero el mío no es menos importante, ni mi presencia con los niños es más imprescindible que la suya, no soy ni quiero ser una madre del siglo pasado, respeto a la que lo quiera ser, pero cada uno tiene que buscar lo que le funciona a su familia, y a la mía, una madre descontenta y frustrada le viene fatal.

Así es como nos apañamos en esta casa en el tema de conciliación laboral. Por suerte, Mr. Sapo tiene  cierta flexibilidad laboral y puede trabajar desde casa varias tardes a la semana (aunque ya sabéis que eso es un arma de doble filo) y así nos vamos apañando. Yo trabajo (y cobro) menos de una media jornada normalmente con picos puntuales de trabajo y Mr. Sapo trabaja a jornada completa y entre los dos, nos apañamos como podemos para conciliar vida familiar y laboral.

¿Cómo lo hacéis vosotros? ¿Estáis de acuerdo con nuestra forma de ver la vida familiar y laboral? ¿Me daríais algún consejo?

miércoles, 5 de abril de 2017

8 meses

Entre que escribí la entrada de los 7 meses tardísimo y que esta va puntual, parece que no ha pasado un mes entre los 7 y los 8 y sin embargo, para Ranita, ha sido una explosión brutal de progresos y crecimiento. 

COMIDA: Ranita sigue comiendo bastante bien. La fruta le gusta mucho y las verduras y la carne, regular, pero se las come. El yogur también le fascina, así como el pan, las galletas y los gusanitos. Sigue tomando 2 biberones de cereales al día y el resto, verduras y carne a mediodía, fruta por la tarde y lactancia materna, sobre todo por la noche. De día apenas hace tomas, como mucho, un par de ellas, pero por la noche aún encuentra consuelo y alimento en su mamá. Respecto al peso, pesa 8.310 kg y mide 67 cm, tiene unas rosquitas comestibles y unos muslos que dan gusto!! De talla usa ya 9-12 en muchas cosas, aunque 6-9 también le suele ir según qué marcas.


SUEÑO: Seguimos más o menos igual. Se duerme en la cuna, en su cuarto, hasta las 12-12.30, que la llevamos a la cama y pasa el resto de noche con nosotros y a barra libre de teta. Hay noches mejores y noches peores, pero en general, algo descansamos. Eso sí, cada día se despierta más pronto; ya vamos por las 7! :S Lo que lleva es varios días en que le cuesta dormirse las siestas y de noche y no sigue su rutina normal, a ver si poco a poco se le va pasando, porque era una gozada ponerla en la cuna cuando sabes que tiene sueño y que ella solita se durmiera.

ACTIVIDAD FÍSICA: Este mes ha sido espectacular en cuanto a avance físico. Hace una semana, decidió empezar a gatear. 4 días después, podría ir a una carrera de gateo, que seguro que batía récord! jajaj! Eso sí, su forma de gatear es muuuuuy poco ortodoxa: se apoya en una rodilla y un pie y así va avanzando! Según una amiga, no va gateando, sino "gateandando"! Y esa es otra, se pone de pie agarrándose absolutamente a cualquier cosa y se suelta!! Y se queda de pie sola, sin cogerse a nada, hasta 30 segundos, hasta caerse de nuevo de culete y quedarse sentada. Y claro, le encanta y lo practica sin cesar. Y si le das las manos, echa pasos perfectamente, así que va muy adelantada en lo físico, creo que va a echar a andar prontito, aunque luego nunca se sabe. De motricidad fina también va bien, coge cosas pequeñas con pinza, manipula, chupa, da vueltas, saluda... En fin, una explosión de movilidad absoluta que ha incrementado la peligrosidad de la criatura en un 100000%! Con Renacuajo, siempre pensamos que físicamente era un portento, que iba muy avanzado, y esta le va sacando casi un mes en los progresos! Él no gateó hasta casi los 9 meses y se sentó a los 7 o así, mientras ella se sentó con 4 y algo y ha gateado antes de los 8. La progresión no tiene por qué ser lineal, pero nos llama la atención, porque creemos que está siendo bastante precoz.



OTROS: Parece que le está saliendo algo más de pelo, aunque sigue bastante calva. Aunque sigue teniendo bastante mamitis, parece que es algo más simpática con los extraños. Ahh, y otra novedad de este mes: Ranita ya tiene 2 dientes! Le salió el primero esta semana y dos días después, el segundo rompió también. Quizás por eso esté costándole también la rutina del sueño algo más, espero que todo se vaya recolocando de nuevo. También hemos avanzado mucho en vocabulario, jajajaja, hemos pasado de un único "tatatatatata" a combinarlo también con "mamamamma" (para mi disloque!!), babababa, y hasta "tittitatataitita". Es muy charlatana y sigue teniendo mucho genio, pero también es muy tranquila y sonriente. También está empezando a poner carita de pillina, y es muy simpático verla así!


En definitiva, un mes muy movido, pero muy divertido. Ver que se va desarrollando bien y alcanzando hitos es una tranquilidad y una alegría. 

jueves, 16 de marzo de 2017

7 meses

Ranita cumplió 7 meses el día 5. así que ya hace más de una semana, pero bueno, perdonad el retraso, ahí va su resumen mensual:

COMIDA: La alimentación complementaria va bastante bien. Creo que Ranita no va a ser una gran comedora como Renacuajo, pero tampoco puedo decir que coma mal. El puré aún le cuesta un poco. Ya ha probado bastantes verduras y el pollo y aunque no le disgusta, no toma mucha cantidad. Sin embargo, la fruta es otro cantar. Me ha salido frutera o dulcera pero le gusta mucho, se toma el tarro entero y si se la das a trozos, la disfruta mucho también. Los cereales los toma 2 veces al día en biberón con leche artificial, por la mañana y antes de dormir, así que es un alivio grande para mí, ya que tengo la tranquilidad de poder separarme un poquito de ella si me hace falta. Ya se puede pasar muchas horas sin teta durante el día, al despertar hace una toma, pero ya normalmente hasta la hora de comer o más tarde no quiere, ni aunque le ofrezcas. Por las tardes, se toma mini meriendas de pecho, pero realmente cuando únicamente hace tomas buenas es de noche, mientras colechamos.  También le gustan las galletas de bebé, el pan y los gusanitos que le da su querido hermano. Respecto al peso, pesa unos 7.850 o así y mide 65,5 cm, así que sigue más o menos igual, da la impresión de estar más gordita de lo que realmente está.


SUEÑO: La operación "desalojo" fue un éxito rotundo. Los dos hermanos se acuestan alrededor de las 9 en el mismo cuarto, una en su cuna y otro en su cama y normalmente, se duermen sin mucho problema. Y nosotros podemos vivir un ratito, que se agradece. Esta rutina nos ha permitido desconectar un par de horas de niños, cenar más o menos tranquilos, dormitar un rato frente a la tele y hasta irnos a la cama los dos juntos y solitos durante unos minutos. Pero esta primera fase dura, como mucho, hasta las 12.30 o así, y yo, que estoy a veces recién acostada y muerta de sueño, me la llevo a nuestra cama, la enchufo al pecho y así pasamos la noche. Creo que con paciencia, podría darle el pecho y volver a ponerla en la cuna, pero ahora mismo nos funciona así, así que por ahora, no vamos a hacer más cambios. Además, últimamente, con las dos bronquitis seguidas que ha cogido, está pasando las noches bastante malas, así que si no colechamos, me da a mí que ya el descanso sería nulo para las dos. 

ACTIVIDAD FÍSICA: Este mes ha sido una gran explosión a nivel físico, sobre todo, estos últimos días. Lo de sentarse lo tiene ya más que dominado, tanto, que ha aprendido a lanzarse hacia delante hasta quedarse a cuatro patas o tumbada boca abajo y también, a recuperar su postura y volver a sentarse ella solita desde esas posturas. Y claro, esto supone que su movilidad se ha incrementado exponencialmente y que tiene unas ganas locas de gatear, aunque aún no le sale bien. Pone la postura sin problema y las piernas las mueve correctamente, pero los brazos no, con lo que no avanza. Reptando sí que consigue muchas veces alcanzar su objetivo y arrastrando el culete sentada, también. Se pone de pie agarrándose a cualquier cosa o persona, es uno de sus placeres máximos, En cuanto puede alcanzar algo que mida más de 20 cm, lo agarra y lo usa para ponerse de pie, a veces, con nefastas consecuencias, jeje! Gira como una peonza tumbada y sentada, echa los brazos para que la cojas, coge las miguitas de pan que se le caen con sus deditos...lo dicho, una explosión de desarrollo físico ha tocado este mes. 

OTROS: Sigue bastante calva y cada vez más rubita, el color de ojos aún no lo tiene definido, pero creo que va a terminar en marrón y sigue siendo tímida con los desconocidos. Su nivel de mamitis va en aumento, para mi desgracia, y sigue adorando a su Renacuajete lindo, pero también se pelean!! Síiii, yaaaa! Los dos quieren el mismo juguete y no os creáis que siempre gana él, no, que aquí la señorita se las gasta pero bien! Me hace muchísima gracia verlos interactuar :) "Mamáaaa, esta niña mampujaoooo! Qué niña, Renacuajo? Pos la hemmanaaa! Da muchos empujones!" jajaja, y yo me parto!
Ahh, y de dientes, a sus casi 7 meses y medio, aún nada!!! Se mete muchísimo la mano en la boca, pero no veo avance ninguno. Renacuajo tuvo el primero casi a los 9 meses, así que parece que el retraso en la dentición va de serie en nuestra genética!

Estos han sido los progresos de mi niña en su séptimo mes de vida. A ver qué nos depara el octavo, porque me temo que va a empezar la época más complicada como bimami hasta ahora! Deseadme suerte! ;)


lunes, 13 de marzo de 2017

3 años de maternidad, feliz cumple, Renacuajo!

Perdonad por la entrada tan retrasada, pero no tengo tiempo de sentarme delante del ordenador para escribir!!! Bueno, el sábado 4 de marzo hizo 3 años que aquel Renacuajo pequeñajo y terremoto llegó a mi vida y la puso patas arriba. Cumplió mis sueños de ser madre, me enseñó otra faceta de mí misma que no conocía y transformó mi familia para siempre.

No puedo estar más feliz de tenerte, de llevar 3 años disfrutándote, te quiero como pensaba que jamás querría a nadie en el mundo, aunque por suerte, me equivocaba! ;) Te me estás haciendo muy mayor, quiero parar un poco el tiempo y disfrutar de esta etapa tan divertida, tan tierna, pero sé que lo que nos espera será también precioso y que quiero seguir dándote la mano para que camines a mi lado. Desde que eres hermano mayor, es como si hubieras crecido 10 años de pronto y no hay cosa que me guste más en el mundo que verte con tu hermana, queriéndoos, admirándoos, aprendiendo el uno del otro. 


Tus progresos a tus 3 añazos son los siguientes:

COMIDA: El Renacuajo come muy muy bien. Este tema siempre ha sido fácil con él y no ha cambiado. Muestra sus preferencias, obviamente, pero come casi de todo y lo disfruta. Lo que aún le cuesta más es la verdura en ciertas presentaciones (si la mezclas, perfecto, pero en ensalada o como guarnición, solo acepta algunas). Le gusta muchísimo más lo salado que lo dulce. No come bocadillos, pero pan solo sí, le encanta! Una de sus meriendas más habituales es un vaso de leche y un trozo de pan, así sin más! También le chiflan todo tipo de guisos y legumbres, las salchichas, carne, pescado, pasta, el arroz le fascina... No le gusta nada el chocolate, él lo intenta por ser como los demás niños, pero ves que se mete el trozo en la boca y le dan arcadas! Así que la leche se la toma blanca, sin nada, aunque el batido de fresa le ultra encanta, y tengo que hacer verdaderos esfuerzos para no abusar de él y dejarlo para ocasiones especiales. Las chuches tampoco le gustan nada, pero los gusanitos, patatas y frutos secos sí. Con la fruta vamos mucho mejor y se toma bastantes frutas con gusto. Normalmente, come solo, pero las sopas y cremas aún le cuestan un poco y si lo dejas solo, te decora la pared, la mesa, la silla...jejeje!

SUEÑO: Pasamos palabra!!! Renacuajo duerme mal, muy mal, extremadamente mal. Desde que nació Ranita, Mr. Sapo se encarga del Renacuajo casi al 100% por las noches, y no hay noche que no tenga que irse a su cama a pasar media noche porque no para de llorar y gritar. Hemos probado ya de todo, incluyendo quitarle la siesta estas últimas semanas, pero no vemos ningún cambio significativo. Una noche estupenda sería que se despierta gritando 2 o 3 veces, pero o para solo o solamente hay que ir a calmarlo 1 vez. Las noches estándar imaginaos por vosotros mismos!!! La solución tampoco es el colecho, porque aunque estés durmiendo con él, llora y grita igualmente. Ah, y solo le gusta madrugar los fines de semana!!! A diario, despertarlo para la guarde suele ser una tragedia! En fin, que llevamos 3 años coleccionando noches malas y ojeras de caballo!

ACTIVIDAD FÍSICA: Renacuajo sigue siendo un niño muy ágil. Salta perfectamente con las 2 piernas juntas, a la pata coja, corre que se las pela, le encanta bailar, está empezando a hacer puzles pequeños, escala y trepa, está aprendiendo a montar en bici, aunque aún le cuesta, le gusta ponerse sus patines y recorrer la casa,..
De motricidad fina también va bien, aunque no destaca especialmente, aún le cuestan las cremalleras y botones y no consigue vestirse/desvestirse solo. 

OTROS
    - Lenguaje: En estos últimos meses, el avance en el lenguaje ha sido espectacular. Renacuajo habla MUY bien. A ver, tiene 3 años y aún no pronuncia la "r" ni ciertas trabadas (pl, cl, br, tr...), pero se le entiende muy bien y tiene muchísimo vocabulario y gramaticalmente, conjuga muy bien. Lo comparo con otros niños de su guardería y creo que habla particularmente bien. Ya te cuenta mil historias, hilando bien los hechos, usa tiempos verbales complejos, adjetivos y adverbios, interjecciones...
Conoce también casi todas las letras y números y muestra mucho interés en aprender y en saber qué pone en todos sitios. 
Frases típicas que dice:
   "Cuando los abuelos vengan a mi casa, yo les voy a decir que vamos a jugar con mi cocinita nueva que me han regalado por mi cumple los titos."
   "El domingo fuimos a un parque de bolas a celebrar el cumple de XXX y yo también tengo 3 años, pero la hermana no porque es un bebé y tiene cero."  
    "Mamá, tú haces pipí en el váter grande porque tienes el culete grande, yo lo hago en el pequeñito porque mi culete es pequeño!"

- Interacción social: Renacuajo es un niño muy social y muy simpático. Es el típico niño que se hace amigo de cualquiera, que le habla a todo el mundo y que va sonriendo por doquier. Es 0 tímido. Luego puede enfadarse con otros niños o ponerse más tontito, pero de primeras, se acerca a todo el mundo y le habla sin ninguna timidez. Además, es muy pasional y expresivo, lo mismo se carcajea que al minuto siguiente, está llorando a moco tendido, no tiene término medio! Tiene mucha curiosidad social, quiere saber quién es todo el mundo y cómo se llama y no duda en preguntarlo él mismo. Por otro lado, está más cariñoso que nunca. Renacuajo nunca ha sido un  niño mimoso, pero últimamente, está mucho más amoroso, me abraza, me besa, me dice cosas bonitas (bueno, a mí y a su padre y a su hermana, primos, abuelos...).

- Operación pañal: Renacuajo controla medianamente bien los esfínteres, si lo llevas al váter (uno de esos pequeños de asiento con orinal que venden), suele hacer pipí o caca, sabe cómo aguantar y cómo hacerlo en el váter, pero no lo avisa él, así que si tú no lo llevas, se puede pasar todo el día haciendo pipí y caca en el pañal sin problema. Ni le molesta ni pide él ir al váter normalmente. Sé que si nos pusiéramos con paciencia, lo conseguiríamos en unos días, porque sabe controlar el esfínter y solo hace falta quitarle el pañal y que vea que se hace pipí encima un par de veces para que se dé cuenta de que no hay vuelta atrás y que tiene que pedirlo, pero no encontramos el momento. Nos gustaría tener dos fines de semana consecutivos sin planes para el primero, pasarlo encerrados en casa y el segundo, salir por el barrio, pero según estuviera yendo la cosa, pero se nos agolpan los compromisos en los próximos meses, así que no sé cuándo nos pondremos, ya os contaré!

Creo que no me dejo nada importante en el tintero, pero hace ya tantas cosas que es imposible detallarlo todo!! Qué tal van los vuestros? ¿Notáis mucha diferencia con Renacuajo o hacen más o menos las mismas cosas? 



martes, 7 de febrero de 2017

6 meses

Ranita cumplió 6 meses el día 5 y su desarrollo es:

COMIDA: Hemos empezado oficialmente la alimentación complementaria! Por ahora, solo han sido un par de papillas de cereales sin gluten. La primera le encantó. Las siguientes tenemos que planearlas mejor, porque creo que no siempre está igual de receptiva. Creo que cuando está cansada o tiene mucha hambre, como su teta, nada. Esta semana empezaremos también con la fruta y poco a poco, a lo largo de este mes, iremos metiendo verduras y quizás el pollo, aunque creo que va a ser demasiado para un solo mes, así que sin prisa, ya iremos introduciéndoselo todo. Respecto al peso, pesa unos 7.250 o así (desnuda, en la consulta de niño sano, ha pesado 7 kilos 30 gramos) y mide 65 cm, así que sigue alrededor del percentil 40 tanto en altura como en peso.

SUEÑO: Hemos empezado la operación "desalojo". Llevábamos unos días muy complicados, en los que se dormía alrededor de las 9, pero solo era una siesta. A la hora o así, se despertaba, totalmente despierta, pero muerta de sueño, con lo que pasábamos las siguientes dos horas con ella en brazos, insoportable, incomodísima, y nosotros subiéndonos por las paredes, porque al colechar, hasta que no nos acostábamos nosotros, bueno, sobre todo yo, no se dormía. Así que el día que cumplió los 6 meses decidimos acostarlos a los dos a la vez, alrededor de las 9 y en el mismo cuarto. Por ahora (llevamos 2 noches) la cosa no pinta del todo mal. Al menos estos dos días, hemos conseguido que se duerman ambos a las 9 y cada uno en su cama/cuna. Ranita se despierta cada 45 minutos/1 hora, y reclama chupete o pecho para volverse a dormir, pero con más o menos trabajo, vuelve a dormirse en la cuna. A mitad de noche, cuando ya no puedo más, me la llevo a la cama y echamos el resto de la noche juntitas, pero al menos, quiero que se acostumbre a que a las 9 se acuesta con su hermano y en su cuna, para que al menos, podamos tener un par de horitas Mr. Sapo y yo para cenar y hablar un poco, aunque sea con 5 visitas al cuarto de los niños. Ya os iré contando cómo va la cosa! Sé que los primeros días van a ser durillos, pero a ver si vamos consiguiendo algo!!



ACTIVIDAD FÍSICA: Realmente, Ranita en este mes no hace nada nuevo, y sin embargo, se la nota muchísimo mayor. Ha perfeccionado sobre todo el sentarse, se queda sentada muchísimo tiempo y le encanta, porque le quedan las manos libres para explorar y se encuentra muy estable. También ha avanzado mucho en la manipulación de las cosas, balbucea mucho más, hace los lobitos o dice adiós cuando le da la gana, hace pedorretas...es decir, nada nuevo, pero más segura en todo y más ágil. En la cuna, se pone de pie agarrándose de los barrotes y si la coges de ambas manos, hace el intento de andar. Gatear no gatea aún ni parece que vaya a hacerlo pronto. Intenta ponerse a veces a 4 patas, pero con poco éxito por ahora, si no se le cae el culete, se le caen los brazos!   

OTROS: Sigue en huelga de porteo, así que porteamos poquito, pero algunas veces aguanta en la mochila, pero el carro le permite ver más y lo prefiere. Respecto al pelo, cada vez está más calva! Solo le queda un poco en el flequillo, pero por detrás y por los lados se le está cayendo un montón. También está empezando a mostrar su personalidad, y por ahora, parece mucho menos sociable que Renacuajo, como más tímida. Extraña a la gente, tiene mamitis, es más seria con los extraños... Sin embargo, con nosotros es muy simpática y risueña, sigue teniendo mucho genio pero también es tranquila y juguetona. A su hermano lo adora sobre todas las cosas y yo muero de amor viéndolos juntos!

Estos han sido los progresos de mi niña en su sexto mes de vida. Deseando experimentar cada avance y cada minuto de su desarrollo que están por venir!

lunes, 30 de enero de 2017

Resultado cariotipo Ranita


46XX Cariotipo femenino normal


Pero ya que he empezado por el final, volveré al principio:


Como la mayoría de vosotros sabréis, a las 13 o 14 semanas de embarazo, mi matrona me informó de que el riesgo para Síndrome de Down me había salido positivo en el triple screening o cribado del primer trimestre. Resultado: 1/190. En Genética nos ofrecieron una amniocentesis, que rechazamos por el riesgo que suponía y porque no íbamos a interrumpir el embarazo fuera cual fuera el resultado, así que seguimos adelante con la incertidumbre y muchos nervios. 

Cuando nació Ranita, la vieron varios pediatras en el hospital y todos coincidían: la niña no parecía tener SD, pero no podían asegurarlo. El fenotipo era compatible con la normalidad. Fin. Al llegar a casa, en las revisiones periódicas en el pediatra, la incertidumbre no hacía más que ir a más. Que si al verla he pensado que era SD pero ahora ya no; que si es que tiene los ojos muy pequeños y un poco oblicuos, que si saca la lengua demasiado, que si las líneas de la mano las tiene muy juntas, pero yo creo que no tiene nada, que si en caso de que tuviera SD, sería muy leve, porque de desarrollo va muy bien.... En fin, que si yo estaba un poco (mucho) paranoica con el tema, el pediatra no ha ayudado absolutamente nada. Y me terminó confesando en que aunque él la veía bien, tenía ciertas dudas. 

Así que el centro de salud nos derivó a Dismorfologías (departamento dedicado a alteraciones cromosómicas) y a Genética para un cariotipo y estudio en profundidad. Llevamos un año con la duda, con el "parece que no, pero y si...?". Es algo que me ha llegado a obsesionar en exceso, que creo que ha contribuido a que pierda 15 kilos desde el parto, a que no disfrute al 100% de mi niña, pero todo eso ya ha acabado. Tendrá los ojos un poco chinitos y oblicuos, tendrá el puente nasal casi inexistente, sacará la lengua más que otros bebés, quizás hasta tenga pliegue palmar único (aunque yo le veo 2 líneas, muy juntas, eso sí) pero un cariotipo no miente: por más síntomas y signos que se le busquen, RANITA NO TIENE SÍNDROME DE DOWN


Es más, no tiene ninguna otra trisomía ni anomalía grave. A ver, ya nos anunció el genetista que el análisis genético se realiza sobre ciertas metafases, lo que no asegura al 100% que no exista algún tipo de anomalía en mosaico en otras, pero es rizar el rizo de tal manera que no tiene ningún sentido, sobre todo, sin tener ningún retraso ni indicador de nada y aunque lo tuviera, sería un mosaicismo mínimo, porque no ha aparecido en ninguna de las metafases analizadas. Aunque bueno, para ser 100% sinceros, no le han hecho cariotipo completo, solo FISH, que es una técnica más rápida, pero en la que se ve claramente el número de cromosomas y según nos han dicho, no van a hacer nada más porque es totalmente innecesario. Ranita es cromosómicamente normal

Y ahora, por fin, un año después, ya sí que suelto todo el aire y respiro. Y la miro y sonrío. Porque la querría igual, porque la adoro y me hace muy feliz, pero saber que todo el mundo la va a ver como yo, sin lástima, sin mirarla diferente, sin ponerle más límites que los que ella misma se ponga, me alivia tremendamente. Tener un hijo con SD no es una desgracia y los niños con SD tienen muchas capacidades y sé que pueden ser muy felices y hacer muy felices a los que los rodean, pero me alegro de que Ranita tenga 46 cromosomas. No necesita nada más para ser muy especial para mí; para el resto, prefiero que sea normal. 

viernes, 27 de enero de 2017

Niños mutantes

No, esta entrada no trata del grupo de música rock de los 90. Trata de mis hijos, Renacuajo y Ranita, que mutan de repente y pasan de lindos y sonrientes angelitos a una suerte de monstruos incontrolables en cuestión de segundos. 


Sí, me han salido los dos con la misma cualidad. Renacuajo es una especie de Mr. Jekyll y Dr. Hyde. Según le pille el momento, puede ser el niño más simpático, divertido y obediente del mundo o un insufrible preadolescente respondón, llorica y desobediente, todo en cuestión de minutos. Tiene dos caras y nunca sabes cuál va a tocar. En general, sus cambios de personalidad van más por días, pero pueden darse en un mismo día también. Según me ha ido pareciendo estas últimas semanas, los días de mutación pueden preceder a un empeoramiento de salud (virus varios de la guarde) o coincidir también con un evento familiar (las navidades han sido de película gore!! :S). En esos momentos, todo es "NO", llora por cualquier cosa y no responde a razones. Sin embargo, cuando se le pasa la mutación, es un cielo. Es un niño simpátiquisimo (y no es porque sea su madre, es que ha heredado de mí la poca vergüenza y saluda a todo el mundo, hace amigos allá donde va...), quiere ser mayor y hace y dice cosas muy divertidas y adora a su hermana. Pero cuando muta, es desquiciante... 



Y mi amiga doña Ranita es un gremlin. Sí, señores. Mi hija es una muñeca adorable, tranquilona, divertida, con ganas de jugar siempre, hasta que, como a los gremlins con el agua, algo se le cruza en esa cabecita y torna en milésimas de segundo en una criatura endemoniada que solo sabe desgañitarse, arañar y patalear. Es como si le tocaran un botón. ON y OFF. Como viene, va y como va, viene. No se puede predecir ni he aprendido a evitarlo por ahora. Suele estar relacionado con sueño, pero no sé si es el causante siempre. Es lo que más le fastidia en el mundo, tener sueño y no dormir. Y por algo, cuando se da cuenta de que tiene sueño, en vez de cerrar los ojos plácidamente, decide que es mejor ponerse hecha un basilisco. Y cuesta el doble dormirla, porque la señorita no quiere brazos, no quiere cuna, no quiere cama, se ofusca y le cuesta horrores conciliar el sueño. En el carro en movimiento suele caer, pero no siempre es viable (estos días está haciendo mucho frío y lluvia y además, yo trabajo, o al menos lo intento, con lo que no puedo pasarme el día con ella de paseo). Cuando se despierta de esa siestecita reparadora, el gremlin se queda dormitando hasta la siguiente gota de agua, que nunca se sabe cuándo va a ser!


Y vuestros hijos. ¿tienen esos cambios tan brutales o suelen ser más estables? ¿Cómo hacéis frente a esos arranques? ¿Algún consejo?